En 1908, tras los acontecimientos de Villeneuve-Saint-Georges, Pierre Monatte era uno de los amenazados por la orden de arresto que se había lanzado contra los militantes de la CGT[1]. Logró escapar a Suiza, donde pasó algunos meses bajo el seudónimo de Louis Baud. A su regreso, entró como corrector en la imprenta confederal. Emile Pouget […]

a través de La Vie Ouvrière (1909-1914) — El Salariado